Ubicación: dime dónde estás y te diré cómo irá tu negocio

Uno de los aspectos que más ocupa y preocupa a la hora de abrir un establecimiento comercial y que de hecho tiene muchísima relevancia, es la búsqueda de una ubicación idónea para el negocio; y la duda es recurrente: ¿qué local elijo?

– En las zonas donde hay muchos locales vacíos y a menudo alejadas de los centros comerciales, los precios son más bajos, pero también es donde nos costará más hacer caja. Si nos decantamos por esta opción tendremos que considerar invertir buena parte del ahorro en acciones para atraer clientes.

– Por otro lado, en las zonas que mejor funcionan a nivel comercial cuesta encontrar una oportunidad de compra o alquiler. Y cuando la encontramos, está a unos precios que costará mucho rentabilizar.

Estas son las dos situaciones más extendidas y que más o menos todo el mundo pondera antes de decidirse por un local concreto: económico, pero con un número de compradores potenciales más reducido o caro, pero por este motivo, con necesidad de hacer ventas mucho más rentables para poder asumir el gasto.

Pero hay otra variable muy importante que hay que considerar y que está incluso por encima de lo que hemos comentado hasta ahora: el perfil y los hábitos de compra de los transeúntes. A menudo explico el caso de una famosa cadena de tiendas de frutas y verduras que abrió un local en una céntrica calle de Sitges. Y, en contra de lo que alguien pensó en su momento, el hecho de que pasara mucha gente por delante no hizo que el local fuese rentable y acabó cerrando: los muchos turistas que pasaban no se paraban a comprar fruta, y los habitantes del municipio no se acercaba hasta esta céntrica calle comercial para hacer este tipo de compras.

Así, la pregunta que nos tenemos que hacer no es si pasará mucha gente por delante del local, ni siquiera si tu establecimiento gusta más o menos, sino si las personas que pasarán estarán dispuestas a comprar en tu tienda en la ubicación en la que se encuentra.

Sin un análisis previo de los hábitos de compra de los transeúntes nos podemos encontrar que toda la inversión que hagamos en nuestro local no sirva de nada, y tengamos que acabar cerrando. Ya no se trata sólo de minimizar los riesgos, sino también de optimizar las oportunidades: más allá de la cantidad de personas que pase por delante de nuestro local, lo que importa es la calidad.

 
DanielUbicación: dime dónde estás y te diré cómo irá tu negocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *