Mi pareja me engaña

Escuchaba el otro día en el tren una conversación entre dos jóvenes. Tal como iba la conversación, parece que los dos tenían pareja, pero uno le decía al otro que mantenía fidelidad a su compañera, que no le había engañado nunca, pero que si le surgiera la ocasión se lo pensaría.

¿Podemos considerar a este joven como persona que realmente mantiene la fidelidad hacia su pareja? No la ha engañado nunca, al menos a nivel comportamental; pero coincidiremos en que su grado de compromiso es bastante dudoso.

En otro ámbito, a veces pensamos que nuestros clientes nos son fieles por el simple motivo de que nos compran de manera habitual. Y no es así necesariamente. Si tienes la única panadería que hay a 200 metros a la redonda es probable que mucha gente venga a comprarte porque no quiere tener que desplazarse mucho para comprar el pan. Pero ¿qué pasaría si un día se abriera una nueva panadería en tu área de influencia, ofreciendo algún servicio diferencial? Podría ser que ofreciera mejor calidad del producto, precio, atención al cliente, ambiente interior … Probablemente, si no estás ofreciendo lo que a tus clientes habituales les gustaría que ofrecieses, acabarían cambiando.

Es lo que se llama cliente cautivo: compra en algún negocio concreto por qué está ligado de alguna manera. Puede ser por la distancia física pero también motivado por muchas otras variables.

Como negocios, parte de nuestra labor de buenos comerciantes debe ser la de conocer qué valoran nuestros clientes, qué buscan que nosotros les podamos proporcionar (y no nos referimos sólo a variedad de productos) … y mejorar día a día adaptándonos a sus necesidades, que queramos o no, seguro que van cambiando.

De lo contrario, corremos el riesgo de que aquellos clientes que creíamos tan fieles comiencen por probar otro lugar, y acaben siendo clientes esporádicos o incluso ex-clientes; un camino de difícil retorno.

Como la vida de pareja, la relación con nuestros clientes la tenemos que cuidar día a día, si queremos mantener viva la llama y no convertirnos en un segundo plato.

 
DanielMi pareja me engaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *